capela

LA CAPILLA

Entre la colección artística de la Fundación Fernando Blanco de Lema merece especial mención la Capilla del Colegio. El 19 de agosto de 1887, casi un año después de la inauguración de la actividad docente, se abría al culto la Capilla del Colegio. La educación del alumno, según el criterio de la religión católica, estuvo presente desde el primer momento en el régimen de enseñanza del centro (los propios reglamentos recogían la figura de un director espiritual, que tenía la misión de celebrar la misa en la Capilla y asegurar la correcta formación doctrinal de los niños y niñas, colaborando en lo posible con el cura párroco de la villa de Cee).
El altar, de mármol blanco, está presidido por una figura de Fernando III El Santo, y se completa con un Sagrario y dos pequeñas figuras que portan los nombres de Jesús y María. La imagen del titular de la Capilla se rodeó originalmente con una Gloria ejecutada por Luís Muriel y López, pintor madrileño discípulo de Carlos de Haes, y especialista en escenografías teatrales. Lamentablemente, tanto la Gloria como los frescos de la bóveda realizados por el artista compostelano Eugenio Villar, se perdieron. En mármol blanco también se realizó el mausoleo destinado a albergar los restos de Fernando Blanco de Lema. Merece destacarse asimismo, entre las pezas destinadas al ornato de la Capilla, la completa colección de orfebrería religiosa procedente de la fábrica madrileña de Meneses.